El mítico “palo” de la gopro para hazañas imposibles

Pablo 30 diciembre, 2014 0


descarga

¿Quien no ha soñado por lo menos una vez en su vida con bajarse de un helicóptero justo en un pico alpino y descenderlo dibujando inocua avalanchas con las laminas de su tabla? ¿Quiénes no han deseado en alguna ocasión salir a doble velocidad de la gran presión de un tubo de una gran ola californiana? Quiénes… ya, la lista de hazañas seria demasiado larga, pero dentro de un enorme abanico de aventuras que solo pocos tendrán las capacidades de llevar a cabo hay pequeñas gestas de la cotidianidad que igualmente nos exaltan. Y ¿quiénes no han soñado con poder dejar grabados estos momentos?

Como ya todo el mundo sabe GoPro ha hecho realidad los sueños de los raider profesionales de X Games y los amateurs que se conforman con ir  en bici desde la casa al trabajo.

Entonces (ojo que estamos en Navidades y los regalos nunca terminan) hay que recordar que existe un accesorio que forma parte integrante de nuestra existencias que, sin embargo, a una primera mirada revela indudablemente que algo extraño nos está pasando: hablamos del mítico “palo” sujeta GoPro,  disponible también en otros modelos sujetas Smartphone, y del hecho que ya aceptamos que sobren en las redes sociales las tomas en las que el gran protagonista es, nada más, que una barra metálica negra.

No ya, son bromas obviamente… porque la verdad es que este accesorio tuvo un éxito clamoroso (a pesar de un precio no exactamente accesible) porque efectivamente se marida a la perfección con las últimas tendencias selfie-compulsivas que cada uno de nosotros ha padecido por lo menos una vez. Al igual que la hazaña del helicóptero.

Tal vez este “palo” sea una inconsciente metáfora hija del capitalismo de la necesidad  de vernos desde “un poquito más allá” y lograr así llegar a un juicio sobre nosotros de otra forma inalcanzable. O, tal vez, sea solo un “palo” reemplazable con cualquier recogedor de basura que, sin embargo, nos permite tomas de lo contrario imposibles.